Artículos Bebes y niños

El bebé: sueño y descanso

11/01/2019
Compártelo
Clasificado en: Bebes y niños
Escrito por:
Paqui Sánchez Amate
Gerente de Andarín

Hola Mamá - El bebé sueño y descanso

En este artículo os voy a hablar sobre cómo debemos enfocar el descanso del bebé, tanto su seguridad como su bienestar. Es un tema que me parece no solo interesante, sino necesario, porque suelen aparecer muchas dudas en este sentido cuando una pareja está esperando la llegada de su bebé. Y aunque voy a centrarme principalmente en comentar sobre cómo debe ser el colchón del bebé, también nombrare otros factores a tener en cuenta.

Cuando un bebé nace sufre una serie de cambios a los que tiene que adaptarse durante los primeros meses de vida. Uno de los grandes cambios que sufre es el paso de un medio líquido, donde el cuerpo no pesa y la sensación de suavidad y sostén es maravillosa, a un medio aéreo donde sí comienza a pesar todo el cuerpo del bebé y es necesario un apoyo para su espalda y cabeza.

El bebé pasa la mayor parte del tiempo durmiendo, puede pasar descansando una media de 16 horas al día, lo que hace que sea muy importante la elección del colchón a la hora de su descanso. Por eso siempre debemos buscar que el colchón cumpla una serie de características y parámetros que asegure el bienestar del bebé.

Las características que debe cumplir un colchón son:


1. Firmeza: El colchón debe tener una estructura firme que asegure un reparto uniforme del peso del bebé, así como un soporte idóneo para su columna y cabeza favoreciendo un desarrollo correcto de la columna vertebral. Esta firmeza también nos servirá para garantizar el uso del colchón durante el tiempo que sea necesario.

2. Hipo alergénico y Transpirable: Es importante que el colchón presente materiales naturales que ayuden a la transpiración, que permitan una ventilación adecuada para evitar un posible aumento de la temperatura, fundamentalmente en época de verano, y que presenten tratamientos hipoalergénicos y antiácaros para evitar problemas de irritaciones en la piel o de alergias.

3. Funda protectora lavable: Es necesario el uso de una funda protectora que va a proteger el colchón de posibles manchas de vómito, sudor, escapes o cualquier otra sustancia que pueda filtrar en el colchón. Esta funda debe ser fácil de desenfundar y lavable.

4. Medidas: El colchón debe ajustarse a las dimensiones de la cuna, pudiendo quedar un máximo de 2 cm de espacio entre el colchón y la cuna. Este espacio es suficiente para poder ajustar el edredón y las sabanas, pero seguro para que el bebé no pueda encajar ninguna parte de su cuerpo.


Lo siguiente a tener en cuenta en un colchón son los materiales con los que están fabricadas las distintas partes que componen el colchón, ya que estos materiales son los que van a determinar las diferencias entre un colchón u otro.

Las partes en las que se divide un colchón son:

Hola Mamá - El bebé sueño y descanso

a. Núcleo: Es la parte central del colchón y es la que proporciona la firmeza del mismo. Esta puede ser de látex, coco, muelles, espuma, “de aire”…
b. Acolchado: Es la parte siguiente al núcleo y es la que proporciona confort al cuerpo. Esta puede ser de coco, algodón, fibras naturales, espuma…
c. Funda: Es la parte exterior del colchón, debe ser hipo alergénica y antibacteriana. En algunos colchones estas fundas se pueden desenfundar.
d. Los laterales: Esta parte del colchón suele ir reforzada para asegurar su durabilidad.


En función del material con el que este fabricado el colchón encontramos distintos modelos en el mercado como:  Colchón de espuma, colchón de látex, colchón de visco elástica, colchón de fibra de coco, colchón de muelles con fibras naturales, colchón de “aire”….entre otros.

Estos colchones se utilizan el tiempo que el niño este en la cuna que suele ser aproximadamente hasta los 2 años.

Hay un colchón específico para recién nacidos llamado Cocoonababy, que se merece una explicación aparte por presentar una serie de características que lo hacen el sitio idóneo para el bebé durante sus primeros meses de vida.

Hola Mamá - El bebé sueño y descanso

Este colchón fue confeccionado en 1955 por iniciativa de Danièle Salducci, fisioterapeuta pediátrica, siendo utilizado primeramente en los servicios de neonatología para acompañar el desarrollo de prematuros y años más tarde, tras haber comprobado su eficacia en los bebés, salto a la venta publica, siendo muy aceptado por los padres.
Este colchón esta realizado con una espuma de triple densidad que proporciona libertad de movimientos al bebé. Presenta una cuña ajustable en la parte baja del colchón, a la altura de las piernas, que permite que el bebé quede en posición semi-fetal y que se desplaza en función del crecimiento del mismo, así como un hueco a la altura de la cabeza que evita que se pueda ejercer una presión excesiva sobre esta zona del bebé, evitando la plagiocefalia, y también presenta una banda ventral que calma al bebé por la ligera presión que ejerce en su vientre, manteniéndolo en la posición ideal.

Este colchón es muy utilizado desde el nacimiento hasta los 4 o 6 meses de vida favoreciendo una postura ergonómica en el bebé que le permite una transición suave entre el vientre de su mama y el mundo exterior.

Gracias a esta postura el bebé tiene una movilidad similar a la del útero materno, lo que le ayuda en su adaptación al nuevo entorno y facilita que vaya desarrollando su motricidad.

La posición ergonómica del bebé en el colchón Cococonabay proporciona muchas ventajas, alguna de ellas son:

  • Limita la aparición del reflujo gástrico, gracias a la inclinación del colchón.
  • Ayuda con el cólico del lactante, reduciendo su malestar.
  • Mejora la calidad y duración del sueño.
  • Reduce los movimientos involuntarios del recién nacido, que hacen que se despierten de forma súbita haciéndoles llorar.
  • Limita el riesgo de plagiocefalia (cabeza plana).
  • Ayuda a desarrollar habilidades motrices descubriendo sus manos y mejorando la coordinación.
  • Mejora la interacción del bebé con el entorno ya que le permite mover la cabeza fácilmente hacia ambos lados teniendo una mejor visión del entorno.


El Cocoonbaby por tanto, es un colchón muy recomendable durante los primeros meses de vida del bebé, su uso puede ser tanto dentro de la cuna, como sobre una alfombra, o como colchón de viaje. Puede convivir con la mini cuna e incluso hay casos que puede llegar a sustituirla. Esto va a depender del estilo de vida de los padres.

Hay otro producto en el mercado que es también muy interesante debido a sus características de transpiración y que se conoce como Aerosleep.

Hola Mamá - El bebé sueño y descanso

El Aerosleep consiste en una estructura en forma de panel en 3D, abierto y resistente que forma una capa de aire de 7 mm de grosor permitiendo que el bebé pueda respirar libremente incluso aunque gire sobre su vientre. Esta capa de “aire” permite que no acumule calor bajo el cuerpo del bebé, lo que contribuye a facilitar la regulación de la temperatura corporal y que por tanto sude menos.

Esta estructura se coloca sobre el colchón ya sea de cuna o mini cuna (lo realizan en distintas medidas), proporcionando unas características de transpiración y ventilación excelentes.

Otras de las características de esta plancha en 3D es su facilidad de manejo ya que ocupa poco espacio lo que permite transportarla de un sitio a otro sin dificultad y poder usarla sobre cualquier tipo de colchón independientemente de la composición, material o firmeza del mismo, convirtiendo dicho colchón en un lugar ventilado y transpirable. Además esta estructura se puede lavar en lavadora, algo necesario para eliminar cualquier bacteria o suciedad que pueda tener, y también presenta un secado ultra rápido.

Todas estas características hacen del Aerosleep un producto muy aconsejable para usar desde los primeros meses de vida del bebé.


Otros factores que también son importantes para facilitar el descanso del bebé son:


1. La temperatura: La temperatura de la habitación debe oscilar entre 23 o 25 grados evitando que el bebé pueda tener una sudoración excesiva, así como tampoco es aconsejable abrigarlo en exceso.


2. Limpieza: Es importante mantener la habitación ordenada y limpia asegurando de esta forma la ausencia de bacterias y ácaros que puedan perjudicar al bebé.


Como resumen final:
Para que un bebé descanse seguro y tranquilo debemos mantener la habitación limpia y con una temperatura adecuada. Para saber cuál es el colchón más recomendable, siempre hay que tener en cuenta los materiales con los que están fabricados cada una de sus partes, así como las características y factores explicados anteriormente, de manera que siempre elijamos aquel colchón que finalmente nos dé la firmeza más adecuada para que el bebé tenga un buen apoyo de la espalda y que sea transpirable.